miércoles, 28 de diciembre de 2016

Navidad 2

—¡Para nosotros también es Navidad! ¡Mi esposa es otra que está a punto de dar a luz! ¿Por qué tenemos que dejarle el lugar a ella, eh? —decía el burro, mientras el granjero los sacaba, a él y a su esposa, a empujones del pesebre para dejarles el lugar que había alquilado —a precio de usura— a la Sagrada Familia.

Navidad 1

La matrona apartó la cortina andrajosa que cubría la entrada del pesebre de Navidad y le habló al padre que caminaba, nervioso, mientras esperaba.
—¡Felicidades! —exclamó, sonriente, mientras lo animaba a mirar adentro.
José entró, apurado, y no pudo disimular su sorpresa.
—¿Mellizos? —dijo— ¿Y ahora qué hacemos?

viernes, 30 de septiembre de 2016

"¡Basta!" en el club Unión de Del Viso

El viernes asistí a la presentación de "¡Basta! - Cien hombres contra la violencia de género" (en el que participo con mi "Cuento de hadas") en el club Unión de Del Viso. Verdaderamente, una celebración de las artes. Con artes plásticas, música y teatro, el mejor marco para un libro que, más que eso, es un manifiesto. Y tuve el inmenso placer de participar. Gracias a Omar Julio Zárate, a Cabrera Rubén Faustino, a Fabian Vique; y a todos los que hicieron posible y participaron de una noche hermosa.

jueves, 22 de septiembre de 2016

Mi micro "Minutos antes de la orden de ataque" en "Pasión Micrófila"

¡Ya está disponible "Pasión Micrófila"! Un libro digital que celebra el primer año de la revista "Microfilias", con una selección de los trabajos publicados durante ese año (primeras cinco ediciones). Publica "Libros al Albur", compila Patricia Nasello.

Allí está mi micro "Minutos antes de la orden de ataque".

Lo pueden leer aquí.

domingo, 28 de agosto de 2016

Presentación de "ComoHombres" y final de "Pelos de Punta"


Ayer, en el Cierre de la Colección Pelos de Punta, y presentación de los últimos 7 libros de la colección. Participo en el último tomo, "ComeHombres" (el n°13) con mi cuento "Nuestro sol era una máquina de fabricar sombras". Un agradecimiento de aquellos para Narciso Rossi, Luciana Baca y Rubén Risso. Una reunión espléndida, con el agregado de haberme encontrado con querídísimos amigos como Gustavo Courault y Pablo Martínez Burkett.

martes, 26 de julio de 2016

Se viene MINIMALISMOS 2 - ALMACEN DE BREVEDADES

Ya está cerca.
Edita SINERGIA y antologa Sergio Gaut vel Hartman.

Esta es la lista de escritores que participan en la antología:
Adriana Alarco de Zadra
Roberto Almendáriz
Daniel Antokoletz
Alejandro Bentivoglio
Sebastián Borkoski
Ana María Caillet Bois
Fabián C. Casas
Susana Cella
Silvana D´Antoni
Daniel Frini
Héctor García
Sergio Gaut vel Hartman
Köller
Ada Inés Lerner
María Elena Lorenzin
Abel Maas
Melanie Márquez Adams
Jorge Miño
Cristian Mitelman
Juan Manuel Montes
Fernando Naranjo Espinoza
Fernando Andrés Puga
Héctor Ranea
María Cristina Rolnik
Liliana Mabel Savoia
Norah Scarpa Filsinger
Fernando Sorrentino
Marcelo Sosa
Patricia Suárez
Iris Tocuyo
Gustavo Valitutti

lunes, 25 de julio de 2016

69 Antología de microrrelatos eróticos. Reseña de Carlos Enrique Saldivar



Dice Carlos Enrique Saldivar:

He leído los dos volúmenes de "69", antología de microrrelatos eróticos, compilados por Carolina Cisneros (el tomo de las autoras) y por Alberto Benza (el tomo de los autores varones). Creo que ambos libros forman una unidad, cada uno tiene 69 minificciones de 69 palabras. Son 69 mujeres y 69 hombres desbordando la creatividad. Este servidor participa en el tomo de los varones con el texto "Placer interno". Separando mi texto, opino que estamos ante una obra monumental, todos los trabajos son muy buenos, y los hay excelentes, sublimes; hay desde el realismo cotidiano, hasta el misterio, la fantasía, la ciencia ficción, entre otros géneros. Los textos se leen con gran placer, como si se degustara un pequeño y delicioso manjar, y varios de los trabajos se pueden releer. Estamos ante la mejor antología temática de minificciones editada en Perú; me sorprende la calidad de estas ficciones, y que tantos autores hayan conseguido dar a luz microrrelatos tan buenos, teniendo la limitación del número de palabras; en mi caso, me costó. Creo además que, aunque ambos libros compartan título y sean dos tomos, son dos antologías distintas, de compiladores distintos, y se pueden leer, y estudiar de forma independiente. De modo que estamos ante dos antologías, que se complementan, y al mismo tiempo se valen por sí solas, al momento de exponer la creación literaria. La editorial que llevó a cabo el proyecto es Altazor. Visiten su stand en la FIL y adquieran un ejemplar. La lectura los satisfará y los acompañará por mucho tiempo durante los recónditos viajes de la excitación imaginativa.

sábado, 23 de julio de 2016

69 - Antología de microrrelatos eróticos

Me avisa Alberto Benza:

Este sábado 23 de Julio a las 5p.m. en el auditorio: Clorinda Matto de Turner presentaré junto a Carolina Cisneros la Antología «69» (Editorial ALTAZOR). Nos acompañan en la mesa los investigadores: Óscar Gallegos y Rony Vásquez.

AUTORES QUE CONFORMAN LA ANTOLOGÍA «69» LADO MASCULINO ♂:

1. Gonzalo Aguilar Rojas
2. Julián Amézquita
3. Róger Antón Fabián
4. Manuel Araníbar Luna
5. David Arce
6. Dennis Arias Chávez
7. Germán Atoche Intili
8. Pablo Ávila Oré
9. Sergio Barandiarán
10. Enrique Bernales Albites
11. Carlos Calderón Fajardo
12. Ricardo Calderón Inca
13. Fernando Carrasco Núñez
14. Sandro Centurión (Argentina)
15. Jomar Cristóbal Barsallo
16. Antonio Cruz (Argentina)
17. Carlos De La Torre Paredes
18. Emilio Del Carril (Puerto Rico)
19. Willy del Pozo
20. Leonardo Dolengiewich (Argentina)
21. José Donayre
22. Diego M. Eguiguren
23. Julio Estefan (Argentina)
24. Daniel Frini (Argentina)
25. Óscar Gallegos
26. Martín Gardella (Argentina)
27. Pablo González Cuesta (España)
28. Mario Guevara
29. José Güich Rodríguez
30. William Guillén Padilla
31. Pedro Guillermo Jara (Chile)
32. Marcos Herrera Estevan
33. Leandro Hidalgo (Argentina)
34. Ángel Málaga
35. Andrea Marinelli (Italia)
36. Jack Martínez
37. Sarko Medina Hinojosa
38. Juan Manuel Montes (Argentina)
39. Ernesto Moreno Ampuero
40. Pablo Nicoli Segura
41. Pedro Novoa
42. Héctor Ñaupari
43. Juan Ochoa López
44. Karl Oharak
45. José Manuel Ortiz Soto (México)
46. Alfonso Pedraza (México)
47. Javier Perucho (México)
48. Rogelio Ramos Signes (Argentina)
49. Carlos Rengifo
50. Jorge Rivera Rojas
51. David Roas (España)
52. Miguel Ruiz Effio
53. Cosme Saavedra
54. Carlos Enrique Saldívar
55. Daniel Salvo
56. Álvaro Sánchez Schwartz
57. Miroslav Scheuba (Chile)
58. Alberto Schroth Prilika
59. David Slodky (Argentina)
60. Christian Solano
61. Félix Terrones
62. Manuel Terrones Pacheco
63. Jorge Ureta Ureta
64. Miguel Ángel Vallejo
65. Rony Vásquez Guevara
66. Fabián Vique (Argentina)
67. Omar Julio Zárate (Argentina)
68. Alberto Zelada
69. Lucho Zúñiga

jueves, 21 de julio de 2016

"Nuestro sol era una máquina de fabricar sombras" en COMEHOMBRES

Se viene el número final de la colección Pelos de Punta. Es el número 13, "Come Hombres", y allí está mi cuento "Nuestro sol era una máquina de fabricar sombras".
Es el tomo final y PelosDePunta se despide con escritores de primer nivel. Federico Jeanmaire, Gustavo Nielsen y muchos más en un libro de relatos encadenados. En un homenaje al atemporal Las mil y una noches, ComeHombres encierra un cuento dentro de otro al mejor estilo "caja china". Locura, ambición, sexo, venganza y mucho pero mucho miedo en los 14 relatos de horrror que no vas a poder dejar de leer. ¿Estás listo para el paso final?

FECHA DE LANZAMIENTO: 25/08/2015

En este tomo:
Estación, por Gustavo Nielsen
Perdón, por Manuel Megías
Lara and the dead dolls, por Esteban Prado
Pájaros de la cabeza, por Mariano Quirós
Otoño en el panteón de los libros, por Maximiliano Chiaverano
El hombre de camisa a rayas, por Martín Carbonetto
Nuestro sol era una máquina de fabricar sombras, por Daniel Frini
La sombra en el faro, por Ariel S. Tenorio y Franco Guarino
Larga espera, por Matías Gallardo
Los esperantes, por Mauricio Koch
El contingente, por Julián Mocoroa
Devolvé el cuchillo, por Mariel Mitidieri y Julián Arrighetti
Batman en la cama de al lado, por Juan Pablo Gómez
Finde, por Federico Jeanmaire
con epílogo de Narciso Rossi

miércoles, 13 de julio de 2016

CHRÓNO ÉNA, CHRÓNO DYO en ESPACIO AUSTRAL

Dice la nota de prensa de CONTRACORRIENTE EDICIONES:

El décimo tercer cuento de Espacio Austral es Chróno éna, Chróno dyo de Daniel Frini. 

El señor Jota-Tres-Tres visita al Licenciado E-Dos-Cero-Cero ya que necesita su ayuda para cumplir con un pedido que cambiará la historia de la humanidad.


Comunicado de Prensa:


Santiago, 25 de julio de 2016.

Los más destacados escritores de ciencia ficción de Chile y Argentina reunidos por primera vez en una antología binacional

El volumen de cuentos Espacio Austral, publicado por Contracorriente Ediciones, agrupa las mejores obras chileno-argentinas de este género. Contiene textos de Sergio Alejandro Amira, Daniel Antokoletz, Jorge Baradit, Patricio G. Bazán, Alejandro Bentivoglio, Sebastián Borkoski, Óscar Barrientos Bradasic, Juan Calamares, Pablo Castro, Claudia De Bella, Jorge Etcheverry, Néstor Darío Figueiras, Daniel Frini, Ignacio Fritz, Sergio Gaut vel Hartman, Rodrigo Juri, Cristián Mitelman, Diego Muñoz Valenzuela, Laura Olivera, Héctor Ranea, Armando Rosselot C., Luis Saavedra, Saurio, Fernando Sorrentino, I.C. Tirapegui, Rodrigo Vásquez Saldía, Soledad Véliz y Abraham David Zaracho Ávalos.

«Este libro representa el esfuerzo de congregar, en un mismo lugar, a los más osados escritores de ciencia ficción de ambos lados de la cordillera. Es una antología que nos guía, no solo hacia el futuro de la humanidad sino al futuro de la literatura especulativa. Son 380 páginas y 28 cuentos que llevan al lector de un universo a otro sin descanso», señala su antologador, el narrador argentino Sergio Gaut vel Hartman, finalista del Premio Minotauro 2005. 

El porvenir siempre ha llamado la atención de los más diversos escritores (Julio Verne, H.G. Wells o J.G. Ballard son solo algunos de ellos) y en Espacio Austral se integran las visiones de 28 autores chilenos y argentinos sobre qué le espera al ser humano más allá del horizonte: Luz que rebota inofensiva en las paredes blancas. Abducciones. Espacio se pliega sobre sí mismo, verde. Algo que muere y renace en un mismo cuerpo. Aguas siempre a punto de cambiar de humor. Criaturas emboscadas por enemigos invisibles. Fragmentos de vivos y de muertos. Monstruos. Un vórtice de preguntas alocadas. Alienígenas. Una torre de Babel hecha de maldad pura. Roboides, virus inteligentes, nanorasers. El Apocalipsis según una moribunda. Puentes entre dimensiones. Cientos de embriones a punto de ser clonados. Una esfera oscura e hipnótica que engulle palomas y bolsas de basura. El cruel y penoso adiós de la anarquía. Mutantes. Un plácido paisaje que muestra una escarpada costa marina. Sobrevivientes. Una novelita ciberpunk. Ojos descomunales, redondos, sanguinolentos, sin cejas, sin pestañas. La turbiedad de los bosques hundidos. El ritmo implacable del plastiacero azul. Una ciudad dorada al otro lado de un río de plata. 

Este es el punto de partida de un viaje que llevará al lector, no solo hacia todos los rincones del universo, sino también hacia el interior de la mente humana. 

Acerca del antologador:

Sergio Gaut vel Hartman nació en Buenos Aires el 28 de septiembre de 1947. Es escritor, editor y antólogo. En 1982, mientras era parte del equipo de la revista argentina El Péndulo, dio impulso al movimiento que fundaría el Círculo Argentino de Ciencia Ficción y Fantasía. Ha publicado: Cuerpos descartables, El juego del tiempo, Espejos en fuga y Vuelos.

Espacio Austral - Sergio Gaut vel Hartman (antologador)- ISBN: 978-956-8854-12-6 - Género: cuentos - Páginas: 380 - Formato: 14 x 21 cm con solapas de 10 cm - Fecha de publicación: julio de 2016 - $17.900 - Editorial: Contracorriente Ediciones - Distribución: Ocholibros Editores

martes, 12 de julio de 2016

BASTA, CIEN HOMBRES CONTRA LA VIOLENCIA DE GENERO

Aquí está la tapa.

Edición de Amor Hernández, Fabián Viqué, Leandro Hidalgo, Miriam de Gerónimo y Sandra Bianchi.

Edita: Macedonia Ediciones

domingo, 5 de junio de 2016

Ya entró a imprenta ESPACIO AUSTRAL

Ya entró a imprenta ESPACIO AUSTRAL, la antología chileno argentina de ficción especulativa que edita CONTRACORRIENTE EDICIONES de Chile. Esta es la portada definitiva.

El libro salió gordito: 380 páginas con 28 cuentos, de Daniel Antokoletz , Patricio G. Bazán , Alejandro Bentivoglio, Claudia De Bella; Néstor Darío Figueiras, Laura Olivera, Héctor F Ranea, Saurio y Sergio Gaut Vel Hartman entre otras bestias. Acá está mi cuento de ciencia ficción con humor "Chróno éna, chróno dýo"

Micros míos en la antología de microrrelatos de amor/desamor BREVILLA

Lilian Elphick publica la antología de microrrelatos de amor/desamor BREVILLA, en la que tengo el placer de compartir mis textos con los de grandes escritores y amigos, como Adriana Alarco de Zadra, Pía Barros, Sandra Bianchi, Mónica Cazón, Sandro Centurión, Antonio Jesús Cruz, Luciano Doti, Eduardo Gottfelf , Luisa Hurtado, Ada Inés Lerner, María Elena Lorenzin, Patricia Nasello, Rogelio Ramos Signes, Álvaro Ruiz de Mendarozqueta, y Ana María Shua; entre otros. Allí están mis textos "El viaje del alma de Juan Benítez" y "La brújula herida"

¡Gracias Lilian!

El enlace está en:

sábado, 19 de marzo de 2016

Un micro mío junto a otro del Maestro Clarke.

Encuentro una entrada en un blog que se llama "Aire Nuestro"; el Club de Lectura más antiguo de la Biblioteca Jorge Guillén, del Instituto Cervantes de Milán (Italia), creado en el año 2009 y que tiene como objetivo principal permitir el encuentro de todos aquellos interesados en la literatura española e hispanoamericana y/o que desean participar en encuentros en español para practicarlo.
Veo que en este blog, en la sección "El microrrelato de los viernes: Regresión a la nada", Valeria Correa Fiz publica mi micro "Siseneg" junto a "siseneG" del maestro Arthur C. Clarke ¡UN MICRO MIO JUNTO A UNO DE CLARKE! 

sábado, 5 de marzo de 2016

En MEDIO SIGLO, mi micro "Sospechoso"

—Es el numero tres, señor detective. Ese es el que estaba en la cama de mi abuelita, y que intentó comerme cuando le dije: “¡Qué orejas tan grandes tienes!”
—Bien, Caperucita, le has hecho un muy buen servicio a la comunidad.
En la fila de sospechosos, el número tres, el Topo Gigio, lloraba.

En MEDIO SIGLO, mi cuento "Blacyipblus"

Érase una vez una oveja negra y de ojos claros. Pañuelo de seda al cuello; minifalda roja y medias de red. Fumaba mentolados en boquilla larga. Acostumbraba a abanicar las volutas de humo con una sola caída de sus pestañas kilométricas. Los ovejos estaban turulecos. 
Una tarde de julio, a eso de las seis, vino el lobo. Mercedes descapotable, anteojos oscuros, melena al viento, hocico con bronceado caribe. La oveja negra se fue con él sin decir adónde ni mirar atrás. 
Este podría ser el fin, pero no. 
Los ovejos no soportaron el dolor de la pérdida. Por esa época escribieron los mejores poemas de desamor y compusieron los blues más desgarradores, casi como Ma Rainey cantando Deep Moaning Blues. Once ovejos se suicidaron, aunque se sabe que, en el rebaño, «once» es otra manera de decir muchos. 
Este podría ser el fin, pero no. 
La oveja y el lobo se instalaron en la gran ciudad. Llevaron una vida glamorosa y fascinante. Fueron fotos en tapas de revistas, desde donde reglaban la moda; y hechizaron a la audiencia de livings elegantes de la televisión. 
Sin embargo, un tiempo después, el lobo adujo cierta necesidad de comprar cigarrillos y se fugó con Caperucita. La oveja lo esperó los días exactos que demoró en darse a la bebida. Un año más tarde, murió de frío en la calle, a no más de una cuadra y media del Caesars Palace. Nadie la reconoció. La enterraron en una tumba sin nombre en el Cementerio del Sur. 
Este podría ser el fin, pero no. 
Entre los ovejos, la oveja negra se convirtió en leyenda. Su eclipse se tradujo en viajes al Oriente; en fobia a las personas y reclusión en un penthouse de Bruselas; en un accidente de aviación cuando llegaba a esquiar en las pistas de Aspen. Su sonrisa sesgada se hizo cada vez más oblicua; sus dientes blancos brillaron más al pasar de una generación a otra; sus ojos son, ahora, casi transparentes. 
Hoy, los ovejos la recuerdan como quien evoca a Greta Garbo. 
Este podría ser el fin, pero no. Aunque no sé cómo sigue.

MINIMALISMOS ya está en la calle!

Yastá. Ya salió. 

En MINIMALISMOS (MICROFICCIONES Y CUENTOS BREVES) están mis micros "Apenas minutos antes de la orden de ataque"; "Tratado acerca de cómo levantar minas"; "Los hechos en el caso de mi brazo izquierdo"; "Costumbre amorosa de los gigantes" e "Inmortales". Acompaño a grandes autores como Daniel Antokoletz, Raquel Barbieri, Alejandro Bentivoglio, Diana Bracamonte, Sebastián Borkoski, Cristian Cano, Sandro Sandro Centurion, Antonio Jesús Cruz, Rosa Lía Cuello, María Pía Danielsen, Félix Díaz, Camilo Fernández, Mempo Giardinelli Köller, Ada Inés Lerner, Javier López, Beto Mansilla, Juan Manuel Montes, Fernando Naranjo Espinoza, Laura Olivera, Rogelio Ramos Signes, Héctor Ranea, Diana Sánchez, Ana María Shua, Juan Manuel Valitutti, Laura ElisaVizcaíno y Sergio Gaut Vel Hartman. 

 Editó SINERGIA. Antologó Sergio Gaut vel Hartman.

lunes, 29 de febrero de 2016

Cuatro relatos míos en MICROFILIA


En el N°4 de la revista MICROFILIAS, Patricia Nasello publica cuatro relatos míos: "La leyenda del hombre amantísimo", "Apenas minutos antes de la orden de ataque", "Se necesita un manual de autoayuda para fantasmas" y "Dirán, con temor, nuestro nombre en los fogones"


miércoles, 3 de febrero de 2016

Babelicus en español

Inaugurando el N°1 de BABELICUS EN ESPAÑOL (sucesora de Pegasus Internacional); acá está mi cuento "Siempre llego tarde a todos lados". Muchísimas gracias a Adriana Alarco, Stefano Valente y Pierre Brouillaud.

Siempre llego tarde a todos lados

Tengo un problema: mi máquina del tiempo atrasa.
He gastado horas en darle cuerda de la manera correcta (no es conveniente forzar el mecanismo, tal como lo demuestra el trágico incidente del Chichilo Sartori), pero no hay caso.
Intenté encontrar alguna ecuación que me permita compensar los desajustes (mi hipótesis era que cuando más lejos hacia adelante o hacia atrás, más atraso del mecanismo), pero no hubo caso. La he llevado al taller del Laucha Micheli —no hay mejor relojero que él—. Consulté con el Manteca Acevedo, que de motores cuánticos sabe una enormidad. Corregí el flujo de tempiones con una barrera de interacción electromagnética de largo alcance, confiné las fuerzas de repulsión electroestática para limitar la velocidad térmica, interferí en la relación an/cat de manera de aumentar la energía de paso; pero tampoco me sirvió de nada.
Y el problema no es menor.
Me hice viajero porque fue la mejor manera de aunar mis dos pasiones: por un lado, soy una especie de científico casero al que le fascina construir dispositivos extraños; y por otro, me encantan los episodios anecdóticos de la historia; así que, cuando encontré los planos, no lo dudé; construí la Máquina y me lancé al espaciotiempo, pero no hay caso.
Tres o cuatro veces quise ver cómo perdía su cabeza Maria Antonia Josepha Johanna von Habsburg-Lothringen, el veinticinco de Vendémiaire del año dos de la República Francesa, a las once de la mañana, en la Plaza de la Revolución, en París; y siempre arribé cuando los últimos curiosos están alejándose y el verdugo Sansón limpia la hoja de la guillotina. Incluso una vez llegué en la noche del veinticinco al veintiséis, y sólo encontré a un borracho orinando una de las patas del cadalso.
Quise ver a Martin Luther King y su I have a dream el veintiocho de agosto de mil novecientos sesenta y tres, frente al monumento a Lincoln, en Washington; pero solo encontré las escaleras llenas de papeles y sucias por las miles de personas que las habían pisado; y a un grupo de relegados comentando, mientras se alejaban, lo impactante que les había resultado el discurso.
Intenté estar entre las catorce horas veinticinco minutos y las quince del 30 de abril de mil novecientos cuarenta y cinco, en los techos del Reichstag de Berlín y resolver, de una vez por todas si fue Melitón Varlámovich Kantaria, o Mijaíl Petróvich Minin o Abdulchakim Ismailov el soldado que hizo ondear la bandera roja en el portal del Parlamento alemán; y ver a Yevgueni Jaldei  inmortalizar el momento en una foto (ícono, si los hay, que marca el final de la Segunda Guerra); pero no llegué, siquiera, a verlo guardando sus equipos. Ya eran las cinco de la tarde, el tejado estaba vacío, y no había bandera.
Para cuando pisé la Curia del Teatro de Pompeyo en Roma, en los idus de marzo del año setecientos nueve at urbe condita; Bruto y los conjurados ya habían asesinado a Julio César.
No llegué a ver a Perón en el balcón de la Rosada, el diecisiete de octubre del cuarenta y cinco. En Nagasaki ya había explotado la bomba. No quedaba ningún occidental en Saigón. Los militares no me dejaron entrar al Groun Zero de Roswell. Los plomos de los Beatles estaban desarmando los equipos de la terraza del edificio de Apple. Mary Jane Kelly ya estaba muerta en su cama y no vi ni rastros de Jack the Ripper. Los cadáveres de Mussolini y la Petacci ya estaban colgados cabeza abajo en la estación de servicios de la Piazza di Loreto. El auto de Lady Di ya estaba deshecho en el túnel a orillas del Sena, y rodeado de ambulancias y autos de la policía. Apenas quedaban astillas de las maderas del puente sobre el Kwai. De Juana de Arco sólo quedaban cenizas y dos o tres brasas que avivaba un leve viento del norte. Dempsey estaba subiendo al ring después del terrible uppercut de derecha de Firpo. Los árboles de Tunguska estaban caídos y en llamas. Y, por supuesto, la policía ya había acordonado la Plaza Dealey de Dallas y se habían llevado a JFK mortalmente herido hasta el Hospital Parkland.
No hay nada que hacer. Siempre llego tarde a todos lados por culpa de este cacharro que me costó más de diez años de trabajo, un monstruosidad en dinero, mi matrimonio, el odio de mis hijos y el repudio de mis padres y amigos.
Por supuesto, intenté varias veces volver a mil novecientos noventa y ocho para prevenirme de este inconveniente con la esperanza de, en aquellos primeros pasos, encontrar una solución adecuada y tal vez obvia en los planos sacados de la revista Mecánica Popular del mes de marzo; pero, haga lo que haga, siempre llego después de haber cerrado mi taller y mientras, de seguro, estoy dormitando en el colectivo en el largo viaje de regreso a casa a esa última hora de la tarde. Ni siquiera pude llegar a prevenirme para sostener fuerte el pasamanos, la vez que el colectivo doscientos noventa y ocho frenó de golpe en la esquina de Brandsen y Quirno Costa, por culpa de un taxista que cruzó el semáforo en rojo; y que me valió una caída y un dolor en la espalda que me duró tres semanas.

sábado, 2 de enero de 2016

En las novedades de Noviembre de AMAZING STORIES (Sí, sí: la mismísima Améising Estoris que creó Hugo Gernsback en 1926) Tanya Tynjälä informa de la presentación de "Manual de autoayuda para fantasmas" en Garabombo.

Dice: "La editorial Peruana Micrópolis presentó en Argentina el libro de Daniel Frini “Manual de Autoayuda para Fantasmas”. El evento se llevó a cabo en la librería Garabombo de Buenos Aires, el 26 de noviembre"



http://amazingstoriesmag.com/2015/12/novedades-de-noviembre/