domingo, 30 de agosto de 2009

Familia religiosa

En el pueblo somos ocho primos. Nuestras madres son todas hermanas. De la Caridad. Somos hijos del mismo padre, al que le decimos tío. El cura Braulio.

6 comentarios:

Esteban Dublín dijo...

Y bueno, cómo no.

Un gusto siempre pasar por aquí.

Víctor dijo...

Amén.

Saludos lelos!!!

sav dijo...

Que bonito.

Buen blog.

Lauri dijo...

¡Hola, Daniel! Vengo desde lo de Estéban, ¡¡¡¡y me encontré con un coterráneo!!!! ¡¡¡¡Y con un muy buen escritor!!!!
Te cuento que yo soy de Río Cuarto, y cuando vos publicabas en Río Revuelto, yo andaba paveando en el secundario, y escribiendo sobre cosas puramente de adolescentes.
Leí "Berrotarán" en tu perfil, y en el acto visualicé el hermoso paisaje que se aprecia desde allí...¡que lindo ir hacia La Cruz por la ruta que sale del pueblo!... y que belleza las montañas azules en el fondo, ahí nomás, llenándolo todo...
Hoy, compartimos conurbano...
Volviendo a tus cuentos, seguramente en este y algunos más se habrá inspirado Dublín para escribir el micro que has inspirado. Para mí es un honor formar parte de los nombres con los que tan buenas historias recrea.
Desde hoy te sigo, me encantan los microcuentos, y este del cura está muy bueno.
Cariños!!! Lauri

Daniel Frini dijo...

Esteban: Gracias, como siempre. Un grato placer tenerte como amigo.

Victor: amén, amén.

Sav: muchísimas gracias.

Lauri: ¡Qué lindo encontrar alguien del pago!. Hace rato que no voy por el pueblo (no conozco aún la ruta que va a La Cuz. Yo hacía el viaje por camino de tierra) Y sí, en la memoria las montañas son cada vez más azules y más grandes.
Pasé rápidamente por tu blog. Le voy a dedicar algo más de tiempo, porque me interesa la literatura infantil.

Lauri dijo...

¡Uy, Daniel! Paso a comentarte que en el blog no subí nada de los cuentos para niños, y te aviso para que no andes dando vueltas buscando alguno... pero espero que igual me visites cada tanto,¡¡¡ me encantaría!!!
Hace unos meses el último paseíto de domingo desde Río Cuarto a Embalse incluyó una pasada por ese camino que te comenté. Ya lo hicimos varias veces, en un sentido y otro. Se supone que el pavimento nuevo va a enlazarse con el camino por el alto hasta Alpa Corral, sector que está en planes todavía.
Yo sigo yendo a nuestra querida provincia, aunque no tanto como quisiera. Mis viejos viven allá, y me tiran mucho, como también algunos amigos de la infancia y esas montañas preciosas que extraño tanto.
¡Contáme alguna anécdota tuya en Río Cuarto! De la época de la universidad, alguna tendrás...¡cómo no!... por ahí algún episodio bíblico que pueda incluirse en este blog...
Te mando mis cariños,¡y hasta pronto!