sábado, 26 de junio de 2010

De cuentos IV

Después de que Feroz intentara derribarle la casa y de salvar a sus dos hermanos, el tercer cerdito vio el filón: construye condominios que alquila a los lobos. Los hace de ladrillos, es verdad, pero con materiales de segunda. Son húmedos, fríos y oscuros. Los lobos viven hacinados. Ahora es un cerdo burgués que se aprovecha de la crisis y cobra, religiosamente, las rentas.

2 comentarios:

Víctor dijo...

Peor suerte tuvo en este caso el lobo:

http://realidadesparalelos.blogspot.com/2010/05/los-tres-cerditos.html

Un abrazo.

Baizabal dijo...

muy bueno, buen giro; el de Víctor también eh.

saludos