lunes, 8 de septiembre de 2008

Variaciones sobre un tema de Monterroso II

Cuando despertó, de un manotazo tiró el despertador al otro extremo de la habitación. Tal como ocurría todos los días.

1 comentario:

Naida dijo...

Eso me pasa de vez en cuando y el dinosaurio siempre se ríe de mí.