sábado, 16 de enero de 2010

De cuentos III

Durmió cien años. Cuando despertó, había en palacio tal quilombo de hijos, nietos, bisnietos y tataranietos; que, además, la trataban como a un estorbo. Se tomo medio frasco de valium. Durmió cien años mas

3 comentarios:

no comments dijo...

Si pudiera dormir yo cien años de tirón, lo haría. jeje

Un saludo indio

Esteban Dublín dijo...

Como siempre, Daniel, impresionante.

Víctor dijo...

A grandes males grandes remedios + cría cuervos y te sacarán los ojos. Buen micro.

Un saludo.